¿Cómo saber cuál es el mejor UPS para nosotros?




Un sistema de alimentación ininterrumpida (SAI) es una fuente de alimentación que utiliza una batería para darles energía a los equipos conectados al dispositivo durante un corte de luz o fallo eléctrico. Con los años se han vuelto herramientas muy necesarias, sin embargo su costo, especialmente de los modelos más capaces, es extremadamente elevado, con los que los escenarios en donde podría ser de utilidad se reducen a un mínimo.

Con esto en mente, la utilización de un UPS lamentablemente sólo es conveniente en aquellos ámbitos en los cuales la inactividad de los equipos pueden llegar a dar grandes pérdidas, como en ciertos escenarios corporativos o en donde sea necesario que las computadoras funcionen de forma ininterrumpida durante las 24 horas los siete días de las semana debido a que prestan servicios a otras computadoras como servidores y alojamientos de páginas. Si deseas conocer más acerca de los SAI, te invitamos a seguir leyendo el artículo.

Elegir y usar un UPS

Como muchos habremos padecido, un corte de luz mientras trabajamos puede convertirse en una pesadilla, pero la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a que esto suceda, y cuando notamos que algo está por suceder con el suministro eléctrico, corremos a guardar el trabajo realizado o apagar la totalidad de nuestros equipos. Claro que la mayoría de las veces la bola de cristal falla y el corte de luz llega sin ningún aviso, produciéndose toda clase de problemas.

Es en estos tipos de casos que los sistemas de alimentación ininterrumpida pueden convertirse en una alternativa que debemos tener en cuenta para mantener tanto nuestro trabajo como a nuestros equipos seguros y a salvo.

Elegir y usar un UPS

Esto es debido a la principal características de los UPS, asegurar que el equipo sigua funcionando aún sin tener suministro eléctrico. Las fuentes de alimentación ininterrumpida se ofrecen en el mercado en un abanico muy amplio de capacidades y precios, y conforme a su potencia, este tipo de sistemas por supuesto incrementa su valor, siendo los más potentes y caros de ellos capaces de mantener en funcionamiento los equipos conectados a la unidad durante horas, y por lo tanto los más adecuados a todos los escenarios.

Sin embargo, podemos encontrar en el mercado algunos SAI lo bastante acomodados en precio como para poder disfrutar de sus ventajas, aunque la mayoría de ellos sólo almacenen energía como para darnos tiempo a guardar el trabajo y apagar el equipo, pero suficiente como para poder disfrutar del corte descansando de las tareas diarias sin hacernos demasiados problemas.

Es por ello, que cuando analicemos la compra de un sistema de alimentación ininterrumpida, tengamos en cuenta un par de variables, las que en definitiva serán las que marquen nuestras reales necesidades en este punto y determinará el valor del UPS a comprar.

Elegir y usar un UPS

La primera de ellas es cuántos equipos tenemos que alimentar durante un corte de luz y por cuanto tiempo. En este punto, cuantos más equipos y por más tiempo deba alimentar el UPS, más energía de la batería utilizará, y por lo tanto más grande y potente debe ser, lo que encarecerá en mucho el coste del mismo.

En el caso de contar con tan sólo un equipo compuesto por CPU, monitor y algún accesorio o gadget como un disco externo, una solución efectiva puede ser un UPS de no más de 15  a 20 minutos de autonomía, los cuales podemos obtener por alrededor de u$s 90, si nuestras necesidades exceden este límite, entonces deberemos recurrir a soluciones más complejas, las que deben ser atendidas por un técnico especializado.