cargadores pilas recargables

Pilas recargables

Cada vez que vamos a una tienda de electrónica para comprarnos un nuevo gadget o aparato, es probable que también tengamos que comprar pilas para el mismo, lo que dependiendo de las necesidades eléctricas del dispositivo en cuestión puede aumentar considerablemente el costo final de la compra. Lamentablemente este gasto no termina aquí, ya que en un determinado lapso de tiempo deberemos reemplazar estas pilas debido al natural desgaste de su carga eléctrica.

Aquí es donde entran en juego las pilas recargables, que si bien son más caras que las pilas comunes, gracias a la posibilidad de poder recargarlas, a la larga será mucho más beneficioso para nuestro bolsillo. En este artículo conoceremos a fondo todo acerca de las pilas recargables, para que podamos hacer una compra inteligente y duradera.

Pilas recargables

¿Qué es una pila recargable?

Básicamente, y sin entrar en demasiados detalles técnicos, una pila recargable es aquella que, a través de un cargador específico, podemos recargar múltiples veces, sin que esto signifique que lo podamos hacer indefinidamente, ya que también tienen una vida útil.

Esto es posible a la composición química de la pila, la cual es distinta a la composición de las pilas comunes y le permite, al contrario de esta, poder ser recargada. Cabe destacar en este punto que nunca debemos intentar recargar una pila común, ya que esta podría explotar, produciendo severas lastimaduras a quienes se encuentren cerca, o hasta incluso incendios.

Tipos de pilas recargables

En el mercado existen dos tipos principales de pilas recargables, siendo al mismo tiempo las más utilizadas. Si bien existen otros tipos de pilas recargables, lo cierto es que los tipos que mencionaremos a continuación son los más extendidos en todo tipo de implementaciones, incluyendo fotografía, reproductores de MP3 y demás dispositivos.

Pilas recargables

Pilas de Níquel Cadmio (NiCd)

Si bien este tipo de pila recargable ofrece algunas desventajas, lo cierto es que su precio final al consumidor es el más económico, y por lo tanto a lo largo de los años se ha convertido en el tipo de pila recargable más utilizado.

A pesar de ser ampliamente utilizada, la pila recargable de Níquel Cadmio ofrece una menor vida útil, es decir que vamos a poder recargarla menos cantidad de veces, tienen una menor capacidad de carga y además sufren de un problema conocido como “Efecto memoria”.

Pilas recargables

Básicamente, el “Efecto memoria” de una pila recargable se suscita cuando la pila, debido a su naturaleza química, parece estar cargada en la totalidad de su capacidad, pero no es cierto. Esto significa que por más que el cargador de la pila indique que la misma se ha cargado al 100% de su capacidad, si la pila tiene un “Efecto memoria” que alcanza al 10% de su carga, sólo se cargará al 90%, y por lo tanto menos tiempo de vida útil para poder utilizarla.

Para evitarnos este problema, lo mejor es esperar a que la pila recargable de Níquel Cadmio se descargue por completo, y luego recién en este punto recargarla.

Cabe destacar que las pilas recargables de Níquel Cadmio (NiCd) están siendo reemplazadas por pilas con otras composiciones químicas, que no tienen el problema del efecto memoria ni tampoco son tan nocivas para el medio ambiente.

Pilas de Níquel-Metalhidruro (NiMH)

Las pilas de Níquel Metalhidruro son en la actualidad el tipo de pila recargable más utilizado en todo tipo de implementaciones, ya que ofrecen una serie de ventajas que las pilas de Níquel Cadmio no son capaces de ofrecer, como por ejemplo no sufrir del llamado “Efecto memoria”.

Además las pilas de Níquel Metalhidruro o NiMH, ofrecen mucha más capacidad de carga, hasta dos o tres veces mayor a las pilas de NiCd, y se las puede recargar sin ofrecer problemas muchas más veces.

Pilas recargables

Otro punto a favor de las pilas de Níquel Metalhidruro es que son menos contaminantes que las pilas de NiCd, ya que no utilizan metales pesados como el Cadmio.

Cargadores de pilas recargables

Como mencionamos, las pilas recargables son a la larga la alternativa más inteligente y económica para tener siempre a mano energía para nuestros aparatos. Sin embargo, para ello hace falta un dispositivo que sea capaz de recargarlas, llamado en este caso cargador de pilas recargables.

Si bien los cargadores comparten la tecnología y el método para recargar pilas, lo cierto es que no son todos iguales. Existen diferentes tipos de cargadores de pilas que se pueden adaptar precisamente a lo que estamos necesitando.

Pilas recargables

Básicamente, los cargadores de pilas se dividen de acuerdo al tipo de pilas que pueden recargar, el tiempo de recarga, es decir el tiempo que se tomará para recargarlas, el voltaje entregado y el tipo de fuente requerida para alimentarlos, en otras palabras de donde toma la electricidad. Esto último puede ser desde USB, los 12 Volts de un vehículo o desde la red eléctrica de nuestro hogar.

Independientemente del tipo de cargador, también pueden ofrecer otras características como indicadores del estado de carga mediante LEDS o apagado automático para prevenir sobrecalentamientos, sistemas para la detección de pilas colocadas incorrectamente o que no sean recargables, el cual detiene el proceso de carga para evitar que la pila explote,

Marca de pilas

Si bien en el mercado las pilas se pueden dividir de acuerdo a la calidad, algo que siempre va de la mano del costo, lo cierto es que la marca de las pilas recargables no afecta bajo ningún punto de vista al funcionamiento de un aparato, aun cuando en muchos manuales que acompañan a los equipos podemos encontrar frases como “Use tal tipo de pilas.”

Pilas recargables

Con respecto a la calidad de las pilas, siempre es conveniente comprar pilas recargables de marcas reconocidas como Energizer, Duracell, Sony y Panasonic. No es para nada aconsejable el uso de pilas recargables de marca desconocidas. También en este punto es necesario tratar de identificar si las pilas recargables son falsas o imitaciones.

Reciclaje de pilas

Los componentes de las pilas son en su mayoría elementos tóxicos que una vez que la batería ha sido usada, se desintegrarán y se filtrarán al aire o al suelo, produciendo un daño irreversible al medio ambiente. Es por ello que se hace indispensable que el usuario pueda deshacerse de ellas de manera en que no sean perjudiciales.

Pilas recargables

Sin embargo, esto no es tan fácil. El reciclaje de las pilas es un tema bastante complejo, y no en todo el mundo existen instalaciones ni medios mediante los usuarios puedan disponer de las pilas que ha usado, por lo que lo único que se puede hacer es convertirlas en arte.

Pilas alcalinas

Las pilas alcalinas son el tipo de batería más utilizado en todo el mundo, debido a su precio y solidas características. Sin embargo es un tipo de pila que no puede ser recargada. Si bien existen ciertos tipos de pilas alcalinas recargables, no son consumibles preparados para el consumo masivo.

Pilas recargables

En el caso de que intentáramos recargar una pila alcalina, lo único que podíamos obtener sería daños a nuestra piel o un cargador dañado por los elementos químicos nocivos filtrados.