formatear disco rigido

Diferencias entre formateo rápido y formateo completo

El formateo de una unidad de almacenamiento es una de las herramientas más utilizadas y populares para llevar a cabo muchas tareas relacionadas con el mantenimiento de nuestros equipos. Sin embargo, es una tecnología bastante oscura para la mayoría de los usuarios, quienes simplemente la utilizan para obtener resultados sin preocuparse de nada más. No es que esto esté mal, pero no siempre el formato para un disco debe ser el mismo.

A pesar de lo fácil que es formatear un disco duro o un pendrive, lo cierto es que existen dos métodos para hacerlo: El formateo rápido y el formateo completo. Y si los usuarios ignoran cuál se debe aplicar en cada caso, puede que esté aplicando una solución inadecuada. Es por ello que en este artículo aprenderemos cual es la diferencia entre ambos métodos y en qué caso se debe aplicar cada uno.

Diferencias en tipos de formateo

Formateo rápido y formateo completo

Existe una regla generalizada que dictamina que hacer un formateo completo de una unidad es mucho mejor que la opción rápida, ya que un formateo completo limpiará completamente la unidad de almacenamiento, sin ningún tipo de rastro del contenido que pudiera tener almacenado antes.

Otra diferencia importantísima entre el formateo completo y el rápido es que el primer procedimiento comprueba y marca como defectuosos los sectores que no pueden ser ni leídos ni escritos. Esto significa que en el caso de que el proceso encuentre un sector dañado lo marcará en la tabla nueva que creará para evitar que el sistema lo utilice, y por lo tanto falle al momento de escribir datos sobre este sector.

Diferencias en tipos de formateo

Esto garantiza que el disco formateado completamente utilice todo el espacio disponible, exceptuando los sectores defectuosos, y que nos brinda un buen tiempo de uso con seguridad.

La verdad sobre el formateo rápido

El formato rápido de una unidad es exactamente lo contrario que un formato completo, ya que en lugar de hacer comprobaciones, formatear y crear una tabla de archivos nueva, sólo se limita a eliminar partes del sistema de archivos. Es decir que básicamente el formateo rápido no reconstruye el sistema de archivos eliminando todos los datos en el proceso, ni comprueba los sectores defectuosos, sólo construye una nueva tabla sobre la anterior, ocultando los datos que estaban almacenados.

Diferencias en tipos de formateo

Teniendo en cuenta esto, bastaría con utilizar algún software de recuperación de archivos para poder utilizar nuevamente todos los archivos y documentos que estaban almacenados antes del formateo rápido. Esto es una pesadilla para todos aquellos preocupados por la seguridad de sus datos. Es por ello que si nos preocupa este punto, lo mejor es utilizar el formato completo antes de vender, regalar o tirar un disco duro.

Conclusión

Básicamente, la diferencia más importante entre un formateo rápido y uno completo es que en la segunda opción, la unidad, luego del proceso, queda más “limpia”, completamente libre de datos y preparada para funcionar sin problemas por sectores defectuosos, también garantiza que el sistema funcione más rápido y con mayor estabilidad y eficiencia. Es por ello que el formateo completo debe usarse en todo lo relacionado con la instalación de sistemas operativos y cuando el sistema presente problemas difíciles de resolver.

Diferencias en tipos de formateo

Por otro lado, el formateo rápido sólo debe ser usado cuando necesitamos eliminar rápidamente vestigios de instalaciones de sistemas operativos u otras tareas en las que no se requiera de mantener una seguridad férrea, es decir realizar un limpieza profunda en forma rápida.

¿Qué hacer cuando el disco rígido comienza a fallar?

Como sucede con todos los componente de un equipo informático, el disco rígido de nuestra PC puede en ciertas ocasiones comenzar a presentar fallas de forma inesperada, y esto se debe fundamentalmente al hecho de que como el resto de los elementos, el disco rígido posee una determinada cantidad limitada de vida útil, la cual además puede verse reducida debido a un mal uso o a problemas frecuentes en la energía eléctrica.

Para poder darnos cuenta si las fallas de disco rígido se vuelven irreparables, entre otras cosas deben prestar mucha atención al ruido que genera la pieza cuando la computadora está en funcionamiento.

Ruidos disco rígido roto

En lo que respecta a los ruidos normales, los discos rígidos en buen estado de funcionamiento suelen hacer un ruido muy puntual, que consiste en un suave zumbido difícil de percibir, el cual tiene lugar cuando se produce el proceso para acceder al disco, este zumbido normal es causado por las partes interiores de la unidad.

Ruidos disco rígido roto

Una de las pautas que podemos tener en cuenta para saber si el disco rígido de nuestra PC ha comenzado a fallar es controlar la luz que se encuentra en el gabinete que indica cuándo estamos accediendo al disco y cuándo no. Si esta luz sólo titila de vez en cuando, el disco funciona correctamente, pero cuando queda encendida por largos períodos, es posible que se deba a una falla de la unidad, salvo que nos encontremos trabajando en archivos grandes que requieren de mucho procesamiento.

No obstante, más allá de la luz indicadora, cuando notemos que el disco rígido de nuestra PC comienza a realizar un ruido extraño, lo ideal es consultar con un técnico, quien podrá diagnosticar el problema al escuchar dicho ruido.

Ruidos disco rígido roto

Antes de ello, es sumamente importante que realicemos una copia de seguridad de todo el contenido del disco, lo cual podemos hacer utilizando un disco externo o bien algún servicio de almacenamiento en la Nube. Tengamos en cuenta que al realizar la copia de seguridad debemos en principio priorizar los archivos más importantes e irremplazables.

No es conveniente esperar a que el disco rígido de nuestra PC falle para realizar una copia de seguridad, ya que lo cierto es que deberíamos llevar a cabo este tipo de procedimientos de forma frecuente, con el fin de proteger nuestros datos y archivos. Tengamos en cuenta que cuando menos lo esperamos, alguno de los componentes de la computadora puede fallar.

Ruidos disco rígido roto

En el caso de que el disco rígido haya comenzado a fallar sin que hayamos podido realizar una copia de seguridad de los archivos, y al llevarlo al técnico especializado nos informa acerca de la imposibilidad de recuperar el contenido del mismo, es sumamente importante que no desesperemos, y que busquemos ayuda en alguna empresa de servicios de recuperación de datos, donde seguramente podrán asesorarnos sobre los servicios para poder recuperar los archivos que quedaron “atrapados” en el disco fallado.

Formatear una computadora con Windows 8

Ya no hace falta tener conocimientos tan sólidos en informática para poder formatear un disco duro en Windows. A partir de la aparición en el mercado de Windows 8, la forma de realizar las diversas tareas de mantenimiento y reparación de una PC son más sencillas que nunca. En este sentido, los ingenieros y desarrolladores de Microsoft han rediseñado muchas de las herramientas del sistema operativo para que las mismas puedan ser utilizadas por usuarios con cualquier nivel de conocimiento.

Esto nos permite que ante cualquier problema que suceda, o ante la posibilidad de añadir un nuevo disco duro al sistema, por ejemplo, cualquier problema que surja pueda ser solucionado en forma sencilla y rápida sin necesidad de recurrir a un técnico especializado. En este artículo conoceremos precisamente como formatear un disco duro para agregarlo al sistema o para reparar un problema que no pueda ser arreglado de otro modo que no sea el formateo, todo ello con las herramientas proporcionadas con Windows 8

Cómo formatear Windows 8

Formateando un disco duro con Windows 8

Una de las principales características de Windows 8 es que el formateo de una unidad puede ser realizado sin necesidad de herramientas de terceros ni de los discos de instalación del sistema operativo. Todo se hace dentro del mismo entorno y en forma muy sencilla e intuitiva.

Para ello, lo único que tenemos que hacer es seguir las instrucciones que se detallan a continuación.

Paso 1: Lo primero que tenemos que hacer es una copia de seguridad de todos nuestros datos, incluyendo imágenes, música, vídeos y documentos, ya que luego del formateo, el disco quedará completamente en blanco y sin posibilidad alguna de recuperación de lo que tenía almacenado.

Paso 2: Cuando tenemos todo preparado, en la pantalla de inicio del sistema, arrastramos el ratón a la esquina derecha para visualizar la “Charms Bar”. A continuación, pulsamos sobre la opción “Configuración”.

Cómo formatear Windows 8

Paso 3: Una vez que la barra aparezca, pulsamos sobre el ítem “Cambiar configuración de PC”.

Paso 4: Cuando aparezca la pantalla de configuración, pulsamos sobre la opción “Actualizar y recuperar”. Luego de ello, pulsamos sobre “Recuperación”.

Cómo formatear Windows 8

Paso 5: En este punto, el sistema nos mostrará algunas opciones, de las cuales tenemos que seleccionar “Quitar todo y reinstalar Windows”. Luego de ello, presionamos sobre el botón “Comenzar” para que el programa comience a realizar su tarea. Una vez que comenzó sólo tenemos que seguir las instrucciones que nos proporciona el asistente.

Cómo formatear Windows 8

Cabe destacar que Windows nos ofrece la opción de borrar nuestros datos de dos formas diferentes: “Rápido”, con la que algunos archivos todavía pueden recuperarse mediante un software desarrollado especialmente desarrollado para ello, y “Completo”, el cual tarda un poco más de tiempo pero eliminará todos los datos totalmente, sin ninguna posibilidad de recuperación.

Agregar y formatear un disco nuevo en Windows 8

Paso 1: Para instalar un nuevo disco, luego de conectarlo físicamente, nos desplazamos hasta “Panel de control”, luego a “Herramientas administrativas”, “Administrar equipos” y finalmente a “Administración de discos”, en donde seleccionaremos la nueva unidad con el botón derecho y pulsamos sobre “Nuevo volumen simple”.

Cómo formatear Windows 8

Paso 2: Aceptamos todas opciones predeterminadas y pulsamos sobre el botón “Finalizar”.

Qué es formatear un disco?

Cuando hablamos de formateo de un disco duro u otro medio de almacenamiento de datos, estamos hablando del proceso de preparación del mismo para poder utilizarlo en nuestro sistema, es decir de nuestra computadora, independientemente del sistema operativo que utilice.

Cuando compramos un disco duro, la unidad viene completamente vacía, tan sólo ha sido formateado con un formato de bajo nivel. Este formateo de bajo nivel no necesita ser tocado, salvo por usuarios muy avanzados y con el propósito de adecuar el disco a un uso muy específico.

Qué es formatear?

Este formato de bajo nivel precisamente ya bien de fábrica con la intención de que el usuario sólo tenga que realizar el formato estándar, llamado “formateo de alto nivel” sin complicaciones ni problemas. El usuario en este caso, al darle un formato de alto nivel, está creando un sistema de archivos que se puede leer y escribir de acuerdo al SO que tenga instalado en la computadora, todo ello a través de las tablas de dirección que se almacenan en el propio disco.

Pero además, cuando se realiza un formateo de disco de alto nivel, el software que lo está llevando a cabo comprueba la unidad para asegurarse de que todos los sectores son fiables, y los que no, es decir aquellos que presentan problemas o rayas, los marca como defectuosos, lo que significa que los inhabilita para que no se pueda escribir en ellos, con la ventaja de que el sistema operativo no los utilizará, y por lo tanto se evitará pérdida de datos y otras problemáticas asociadas a los errores de sector.

Qué es formatear?

Formateo de bajo nivel y alto nivel

Como pudimos ver, el formateo de bajo nivel es aquel que ha sido realizado en la fábrica con el propósito de que el usuario tenga menos problemas al momento de instalar o usar un disco duro nuevo con su computadora, y sólo debe realizarse en casos puntuales y siempre por personas con conocimientos. Realizar un formateo de bajo nivel significa la pérdida total de los datos almacenados en la unidad, junto con sus tablas.

En cambio, el formateo de alto nivel sí puede ser realizado ante cualquier problema por todos los usuarios, es más entre las herramientas ofrecidas por Windows, Linux o Mac, se cuenta con aplicaciones que nos permiten realizar esta tarea sin problemas.

Qué es formatear?

A diferencia del formato de bajo nivel, el formateo de alto nivel no borra las datos almacenados en la unidad, sólo borra las tablas de direcciones que indican dónde están ubicados los archivos.

Por lo tanto, la información perdida durante un formateo accidental puede ser recuperada, y en algunos casos hasta todos los archivos, claro está que este procedimiento debe ser realizado por personal competente.

Sin embargo, si nos sentimos aventureros, podemos encarar el tema por nosotros mismos utilizando algunas herramientas que podemos encontrar en Internet.