¿Qué son los trolls de Internet? ¿Para qué sirven?

Lo más probable es que esta altura de la penetración de Internet y de las redes sociales en cada uno de los aspectos de nuestra vida, hayamos sido víctimas de un “Troll”. Todos sabemos que esto es algo muy habitual en foros y otras comunidades. ¿Pero realmente conocemos lo que el concepto de troll significa?

Básicamente un troll es aquel que publica mensajes en una discusión en un foro, chat o red social, los cuales siempre son irrelevantes o no guardan relación con el tema principal que se está discutiendo, estando los mensajes principalmente armados con la intención de confundir, provocar e irritar a los participantes de dicha discusión con el fin de que los mismos terminen enfrentándose entre sí. En este artículo conoceremos un poco más en profundidad el origen y el alcance de esta técnica.

¿Qué es un troll?

Los Trolls en su mayor parte publican sus mensajes con el fin de divertirse, pero también pueden tener algunas otras intenciones, sin embargo su proceder prácticamente siempre es el mismo, provocar y  molestar hasta obtener una respuesta por parte de los lectores, los cuales, a pesar de que en la mayoría de las veces son avisados de que se trata del accionar de un Troll, caen en la trampa y olvidan el motivo principal de la discusión para enfrentarse con aquel que considera que lo está ofendiendo o burlándose de él, consiguiendo de este modo el Troll su victoria personal.

Si nos abocamos a lo que hoy en día se conoce en internet bajo la palabra troll, lo cual en realidad no deja de ser un estereotipo, debemos decir que por lo general alude a personas que suelen publicar todo tipo de contenido que busca generar controversia y división entre quienes participan de una discusión.

Por supuesto que los troll en internet muchas veces no tienen límites, y recurren a la publicación de material ofensivo para atacar a otros usuarios, resguardándose en el anonimato que les provee la discusión virtual, incluso con cuentas que son totalmente falsas.

Al repasar la historia y la evolución que ha tenido la figura del troll en internet podemos inferir que la instalación de los mismos ha llevado un largo tiempo, y que sólo se volvieron una verdadera pandemia cuando internet se convirtió en una herramienta utilizada por casi todas las personas del mundo.

Por ello, si nos remontamos a algunos cuantos años atrás, incluso décadas, veremos que el término troll en internet se aplicaba a aquellas personas que publicaban en foros alguna pregunta o algún comentario al azar, que en general podía llegar a ser ilógica y molesta para los integrantes de la comunidad, por lo que se decía que ese usuario estaba “troleando”.

El tiempo pasó, internet se masificó y las redes sociales dieron lugar a una nueva especie de trolleo, es decir que estas comunidades brindaron el escenario perfecto para los troll como los conocemos en la actualidad, que en líneas generales se valen de la violencia y la agresión personal para acosar a los usuarios de forma particular, incluso añadiendo insultos en sus publicaciones.

Lo cierto es que con esta evolución que ha tenido el rol de los troll en internet, también han surgido diferentes tipos de troll, que veremos más adelante en este artículo. De todas formas, podemos mencionar que el caso más común de troll es aquel que se dedica a acosar a una comunidad de internet o a una persona particular, y realiza estas actividades durante semanas.

Para ello, el troll publica comentarios u opiniones que son totalmente contradictorias y adversas a las publicaciones en las cuales coloca sus declaraciones, con el objetivo de estimular una pronta respuesta de quienes participan en la discusión, ya que los seres humanos somos así, y por supuesto intentaremos defender fuertemente lo que creemos.

Un ejemplo clásico, que actualmente se ha convertido en una herramienta que utilizan los políticos de todo el mundo como parte de las campañas en internet, son los troll que discuten sobre política, recurriendo incluso al insulto fácil para descalificar la opinión de aquellos usuarios que piensan diferente.

Esto podemos verlo habitualmente, sobre todo en épocas de elecciones, donde los seguidores de un candidato son sistemáticamente atacados por los troll seguidores de otro candidato. Incluso existen partidos políticos que recurren a contratar personas para que desarrollen el arte de trollear en este tipo de discusiones que se producen en las populares redes sociales como Twitter, Facebook y demás.

Es por todo ello que los troll de internet se diferencian de las personas comunes que utilizan las comunidades sociales online con el fin de poder opinar sobre un tema de manera genuina, ya que los troll siempre lo harán con agresividad, comentarios irritantes y actitudes que apuntan a lograr generar el enojo de los demás.

Esto se debe fundamentalmente al hecho que los troll tienen como objetivo principal el lograr que los usuarios que se encuentran compartiendo sus puntos de vista sobre un tema, al leer el comentario dejado por el troll, se enojen y se frustren de manera inmediata.

Debido a que las intenciones de los trolls no son precisamente poder generar un debate sobre un tema puntual, estos molestos usuarios suelen recurrir a argumentos falaces para demostrar un punto, e incluso pueden llegar a atacar a los usuarios de forma particular o grupal.

En la época en que los troll circulaban en foros, por lo general lo hacían siempre con la misma cuenta de usuario, por lo que con el lapso del tiempo todos los integrantes del foro reconocían a este molesto usuario como un troll, y recurrían a ignorarlo.

No obstante, con la llegada y la popularidad de las redes sociales, para poder evitar ser reconocidos e ignorados, los troll han recurrido a utilizar diversas cuentas falsas, con lo cual pueden estar atormentando a particulares o grupos durante años.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que así como existen los trolls que recurrencia a la violencia, las agresiones y los insultos, existen aquellos que son más difíciles de detectar, ya que publican opiniones opuestas a los usuarios pero de forma más respetuosa, con lo cual la mayoría de quienes participan en una discusión no se percatan de que se trata de un troll.

Sin embargo, su función en una discusión sigue siendo la misma, lograr dividir a quienes defienden una determinado postura. Para ello, este tipo de troll se opone de entrada a la opinión central de la discusión en cuestión, disiente con los usuarios que comentan en el debate e intenta sembrar dudas.

Claro está que para lograr convencer a los demás, este tipo de troll mostrará una postura lo más genuina posible, expresando sus inquietudes como realmente legítimas. De esta manera, el troll logra instalar en la discusión la discordia entre quienes participan, con lo cual ya puede relajarse y dejar que el resto de los usuarios continúen sembrando más dudas al respecto.

En definitiva, cuando este tipo de troll logra llevar a cabo su cometido, al final la discusión se dividirá, con lo cual surgirán distintas facciones y así se habrá deteriorado el apoyo a la causa que dio lugar al debate. Este es un recurso cada vez más utilizado por los partidos políticos de todo el mundo en épocas de elecciones e incluso cuando existen un debate importante en la sociedad real.

Por todo ello, el poder detectar un troll de este tipo no es precisamente una tarea fácil, ya que siempre puede ser tomado como un usuario que ha decidido defender su postura genuina sobre un tema en particular.

¿Por qué son tan molestos los Trolls?

Cuando un troll irrumpe en una comunidad online, una red social o comienza a acosar a usuarios particulares, comienzan a aparecer las publicaciones que contienen en muchos casos insultos y se aplica el lenguaje grosero, ya que el principal fin de troll es lograr generar disenso cuando se trata de un grupo de usuarios, y al mismo tiempo crear frustración en los usuarios particulares.

En la actualidad, las acciones que llevan a cabo los trolls en internet se la conocen como “flaming”, lo cual es en líneas generales el publicar comentarios y mensajes cuya principal intención es generar disputas, disenso e incluso insultar al resto de usuarios de una comunidad.

Este es quizás el motivo fundamental por el cual los trolls en internet son tan molestos, ya que si bien en algunos casos pueden llegar a poner el foco de sus insultos en otra persona o grupo, en general suelen estar siempre acosando a las mismas personas, en la mayoría de los casos debido a que estas poseen un punto de vista diferente y lo defienden a ultranza.

Muchos expertos consideran que hoy en día los trolls y el flaming son posibles en el mundo virtual, y cada vez son más, debido al anonimato que ofrece internet, sobre todo porque cualquiera que lo desee puede crear una o varias cuentas falsas en las redes sociales para practicar este tipo de acoso.

Para lograr su cometido, un troll puede sólo publicar un comentario escrito o bien añadir a su publicación una imagen, un video o demás para generar mayor controversia y lograr una agresividad más directa. Lo peor de todo es que este tipo de publicaciones están escritas y diseñadas de forma tal que el resto de los usuarios no se percatan de que se trata de una publicación de un troll que busca hacerlos enojar.

Al mismo tiempo, debemos tener en cuenta que un troll puede llegar a atacar a una persona o a un grupo en una comunidad online por única vez, pero también puede llegar a establecer con ellos una especie de guerra prolongada, que se vuelve cada vez más agresiva.

Esto no sólo hace que los troll sean tan molestos, sino que además puede resultar peligroso para el resto de los usuarios, ya que la agresividad en aumento en los comentarios puede derivar en amenazas e incluso poner en riesgo físico a las personas, por ejemplo a través de la publicación de datos personales como dirección de su domicilio, teléfono y demás.

Si bien en la mayoría de los foros suele haber un conjunto de moderadores que intervienen cuando detectan la aparición de un troll, y así logran mantener seguros a los participantes de dicha comunidad, lo cierto es que no sucede lo mismo con las redes sociales, donde en definitiva los troll han encontrado el espacio perfecto para esparcir su veneno.

Por tal motivo, es sobre todo en nuestra vida virtual cotidiana en las redes sociales donde debemos poner mayor énfasis para evitar el acoso constante de trolls, para lo cual existen una serie de parámetros que todos los usuarios de internet, y sobre todo los amantes de redes sociales, deberían tener siempre presentes.

¿Cómo lidiar con un troll?

En principio, vale aclarar que todas aquellas personas que hayan sido y estén siendo acosadas a través de internet, ya sea por publicaciones en las redes sociales, por correo electrónico, por mensajería instantánea o demás, es en definitiva una víctima cibernética.

Una víctima cibernética es aquella persona que está siendo engañada por una estafa en internet, y debido al gran abanico de engaños que existen en el mundo virtual, las estafas pueden incluir entre otras cosas intentos de obtener acceso ilegal a la cuenta bancaria de una persona, intentos de solicitar dinero u otros medios para obtener información personal sobre alguien, conseguir las contraseñas de su computadora, y demás.

De mismo modo, una víctima cibernética también es aquella persona contra la cual se llevan a cabo acusaciones falsas. Y por supuesto también se considera que una persona es una víctima cibernética cuando se convierte en el objetivo de un troll.

Básicamente, no es necesario que nos roben los números de nuestra tarjeta de crédito para convertirnos en una víctima cibernética, ya que lo cierto es que el acoso cometido a través de la forma online también es considerado un delito, conocido popularmente como ciberacoso.

Precisamente, cuando nos encontramos frente a las acciones realizadas por un troll, el cual publica comentarios insultantes y ofensivos, y notamos que en la mayoría de nuestras publicaciones en una red social obtenemos la respuesta de ese troll que busca hacernos enojar con sus dichos, entonces podemos confirmar que estamos siendo víctimas de un ciberacoso.

No importa nuestra edad, ya que si bien el ciberacoso por lo general en las noticias siempre está relacionado a niños y adolescentes, lo cierto es que podemos llegar a estar frente a este problema siendo de cualquier grupo social, económico y etario. No hay diferencias para quienes gustan de llevar a cabo este tipo de acciones, salvo los objetivos que se halla impuesto con su mal proceder.

Si bien actualmente en muchos países existen legislaciones para luchar contra este tipo de acoso, en la mayoría de los países que componen el planeta es aún un tema muy difícil de resolver, ya que en definitiva es muy complicado poder determinar por completo si existe o no el ciberacoso.

Lo cierto es que por su forma y expansión constante, resulta muy difícil poder diseñar estrategias legales para vigilar internet, sobre todo porque los atacantes pueden recurrir al anonimato para llevar a cabo sus prácticas de troll, y al restringir la información a la que se puede acceder en torno a ese usuario falso, es prácticamente imposible determinar la fuente.

Por ello, en principio si tenemos niños o adolescentes en casa y llegan a estar siendo acosados por algún troll, es importante que sepan que siempre que reciban mensajes ofensivos deben comunicárselo a sus padres de forma inmediata, y por supuesto no responder a la persona que envió el mensaje.

Si somos adultos y estamos sufriendo acoso por parte de un troll, debemos también evitar responder a sus comentarios, y sobre todo nunca jamás darle nuestra información personal, ni siquiera nuestro correo electrónico.

En el caso en que el acoso que padecemos pueda llegar a convertirse en algo peligroso, es sumamente importante que dispongamos de material concreto que pueda servirnos de pruebas para demostrar que existe un delito.

En este punto, como ya hemos visto, el acoso cibernético se produce a través del uso de los medios de internet para que el atacante envíe mensajes a través de redes sociales, páginas web, correo electrónico y demás.

Por ello es sumamente importante que mantengamos un registro de estos mensajes amenazantes, ya que al tener una documentación sólida podremos demostrar el acoso cibernético que estamos padeciendo. También es relevante que podamos encontrar testigos confiables.

Para mantener registros del acoso cibernético del cual somos víctimas, podemos imprimir copias de los mensajes que hemos recibido, incluyendo correos electrónicos, publicaciones en redes sociales, en páginas web y demás. En el caso en que hayamos respondido a sus ataques, es conveniente que también conservemos las copias de nuestras respuestas.

Lo ideal es tomar captura de pantalla de estos mensajes, donde además quedará asentado el formato original del mismo, como así también la fecha y la hora en que ha sido enviado o publicado por el atacante.

En el caso de estar siendo víctimas de un troll, que busca sólo sacarnos de las casillas con sus comentarios en alguna comunidad en la cual participamos, existen una serie de opciones que podemos poner en práctica para que el troll deje de molestarnos.

Bien sabemos que la aparición de un troll cuando deseamos por ejemplo opinar sobre un tema en concreto, puede resultar extremadamente frustrante, sobre todo cuando el troll que nos ha hecho objeto de su accionar utiliza discursos de odio y tácticas de acecho, porque además, como ya mencionamos puede llegar a convertirse en un caso peligrosos.

En el caso en que el acoso de un troll se produzca en alguna página web de nuestra autoría, es decir de la que somos administradores, una de las mejores estrategias que podemos implementar es bloquear su IP, y luego informar a los proveedores del hosting para evitar que pueda llegar a atacar nuestro sitio.

Si nos topamos con un troll en una red social, lo mejor que podemos hacer es no responderle, ya que esta indiferencia hará que el troll pierda el interés en nosotros y comience a buscar otras víctimas que caigan en su trampa y le sigan el juego.

Lo cierto es que los troll existen en todas partes del mundo, y es por ello que hoy muchas personas activas en las redes sociales, que pueden convertirse en presa fácil de trolls, saben que lo mejor que pueden hacer con este tipo de personas es ignorarlos. Tengamos en cuenta que en definitiva los trolls se alimentan de la atención, por lo que seguramente desaparecerán si se los ignora.

Hoy internet se ha convertido en uno de los medios más destacados para entrelazar lazos y comunicación entre las personas de todo el mundo, derribando fronteras de distancias, idiomas e ideologías, pero lo cierto es que con su masificación, también crece de forma exponencial diariamente la cantidad de casos de víctimas cibernéticas, con lo cual se incrementa la preocupación al respecto.

Así como sucede en la vida real, también en el mundo virtual siempre nos toparemos con buenas y malas personas, lo importante es saber discernir entre ambas, porque lo cierto es que cada vez son más las personas que aprovechan el anonimato que les brinda el ciber espacio para dañar a otros.

En definitiva, Internet ha demostrado tener una serie de importantes beneficios y potenciales ventajas sobre otros tipos de comunicación y difusión de la información, pero lamentablemente también posee su lado malo, del cual podemos protegeros manteniendo las pautas necesarias para ello.

Origen de la palabra Troll

En un principio, la palabra “Troll” sólo hacía referencia a la práctica de publicar este tipo de mensajes, pero con el tiempo se trasladó también a la persona que los publicaba, es por ello que seguramente en alguna oportunidad hemos leído la frase “Cuidado que este es troll” o similares.

A pesar de que su significado como verbo viene del francés antiguo, y también se lo ha utilizado para denominar a ciertas criaturas del folclore escandinavo, y es por ello que la mayor parte de las veces se ilustra al Troll con este tipo de aspecto, lo cierto es que su utilización en Internet se cree que se ha originado a principios de la década del 80 de una técnica de pesca denominada “Trolling”, la que consiste en lanzar el señuelo al agua y levantarlo imitando los movimientos de un pez en problemas.

Usos y técnicas del Troll

La misión del Troll es crear y publicar mensajes con diferente tipo de contenido, los que pueden incluir insultos, ofensas, groserías y mentirases decir todo lo que pueda fácilmente irritar a quienes se encuentre participando de una agradable discusión. Cuando alguien “pica” o toma su anzuelo, la misión del Troll está comenzando. De este modo, el término “Troll” con  respecto a la pesca cobra absoluta certeza.

Se puede decir entonces que la misión del Troll es pescar usuarios que tomen en serio sus comentarios y se ofendan o irriten lo suficiente por los agravios, mentiras o groserías contenidos en sus mensajes como para dejar de lado la discusión real y comenzar una discusión en donde lo más probable es que nada tenga sentido y los insultos sean las palabras más usadas.

A pesar de que indefectiblemente la técnica de “Trolling” luego de iniciada en un foro o red acaba con el buen humor y la serenidad de sus participantes, es un tipo de humor muy apreciado, pero no por quienes lo sufren, por supuesto. Los Trolls y el Trolling se han convertido en una parte fundamental de Internet, hasta tal punto de tener una cara propia, “Troll Face”, con la cual se asocia todo el concepto.

¿Para qué son útiles los trolls?

A pesar que hace ya muchos años que los trols llevan entre nosotros en foros y discusiones, lo cierto es que todavía no se ha podido determinar con exactitud cuál es la utilidad de un trol. Específicamente estamos hablando de aquellas personas que toman el rol de trol en solitario, es decir no de aquellos conjuntos de personas contratadas para determinar un resultado favorable para quienes los contratan, como se ha podido ver en redes sociales como Twitter o Facebook en diversas campañas políticas alrededor del mundo.

Haciendo esta salvedad, podríamos decir que la utilidad del trol es ambigua, por cuanto puede beneficiar con su presencia a uno o a otro grupo. En este sentido, la presencia de un troll con una postura política o religiosa extrema determinada puede conseguir que quien participe en la discusión con cierta altura y validez en sus argumentos, y no tenga una postura tan radicalizada, se sienta más cómodo al tratar ciertos temas.

Por contraposición, si el trol en cuestión es perseguido por otros usuarios, convertidos en “cazadores de trols”, el usuario ya no se sentirá tan seguro en sus declaraciones y por lo tanto relajará su postura, por lo tanto el proceso de la discusión perderá a un actor que quizás tenía algo interesante que decir.

A pesar de esto, los trolls pueden conseguir que las personas que participan en una discusión se planteen lo cierto que puede ser lo que leen en Internet o en otros medios de comunicación. ¿Cómo logran esto? Mostrando que lo que expresan puede ser tan valedera como cualquier opinión que se exprese en medios reconocidos de formación de opinión. Es decir que sus opiniones pueden ser tan visibles como lo puede ser la palabra de un periodista o locutor. Claro que para esto el troll debe ser hábil, y ofrecer buenos argumentos que en un determinado punto se toquen con la opinión “profesionalizada” de un experto.

Tipos de trolls

Si bien el tema de los trolls es serio debido a la controversia y discordia que pueden crear en los lugares en los que aparecen, lo cierto es que también los podemos tomar con un poquito de humor, sobre todo a aquellos trolls que actúan en las redes sociales sin rumbo fijo y sin argumentos sólidos, es decir a los trolls que aparecen sólo por figurar y ser alguien conocido en las redes sociales.

A partir de este punto, conoceremos los tipos de trolls más comunes con los que nos podemos encontrar en foros y redes sociales.

El Troll Minucioso

Este tipo de troll es aquel que le salta a la yugular a todo aquel que cometa el más pequeño error en sus dichos o afirmaciones, con el único propósito de poder demostrar su supremacía en las redes sociales y sitios de discusión.

El Troll Insultador

Uno de los tipos más comunes de trolls. El insultador responderá a cualquier argumentos o indicación, o incluso posteará en lugares en los que no está participando, insultos y agravios de todo tipo, con el sólo fin de insultar.

El Troll Caótico

Bien conocido por todos los usuarios de redes sociales y foros, el Troll Caótico es aquel que a todo comentario contesta con comentarios que poco tienen que ver con la discusión central, o que la desvirtúa, con el fin único de sembrar el caos entre los presentes.

El Troll Clown

El Troll payaso, como también se lo conoce, es aquel que no deja pasar la oportunidad de añadir a un comentario o posteo un chiste.

El Troll de la Matrix

Troll que amenaza constantemente a todos aquellos que no le dan la razón con llevar a cabo acciones hackers contra ellos.

El Troll Odiador

Muy conocido por todos, sobre todo en épocas de campañas políticas, es aquel troll cuyo único propósito es destilar odio contra todo lo que es contrario a sus ideas o creencias.

El Trol invencible

Troll que nunca cesa de atacar a una determinada persona, entidad o marca.

El Troll Superfan

Troll que no cesa en los intentos de defender a una marca o persona, aun cuando sea indefendible.

¿Cómo cuidarse de los trolls?

Como pudimos ver más arriba en este mismo post, existen trolls de muchos tipos, cada uno de ellos con sus características peculiares. Sin embargo, el propósito de todos ellos es generar controversia y polémica sobre cualquier tema que se trate, desvirtuando el hilo de la discusión, que muchas veces puede ser interesante y centrada. Por este motivo los trolls en la mayoría de las comunidades son cazados y expuestos, con los cual se termina el problema, si no es demasiado tarde.

Para evitar ser víctimas de un troll, en los siguientes párrafos encontraremos algunos consejos y tips que nos serán de gran ayuda a la hora de lidiar con un troll.

Los más probable es que alguna vez hayamos escuchado la frase “No alimentes a un troll”, siendo esta afirmación uno de los primeros y más efectivos consejos que podemos tomar para que troll no nos tome de víctimas.

Si llevamos este consejo a la práctica, pero igual somos víctimas de un troll, lo mejor que podemos hacer para hacer frente al ataque, y de esta manera paliar las consecuencias del mismo es llevar a cabo los siguientes consejos:

Lo primero que tenemos que hacer es intentar conocer a nuestro troll, ya que de esta manera estaremos en mejores condiciones de hacerle frente. Otro tema muy importante que debemos tener en cuenta es cuando nos equivocamos. En estos casos, lo mejor es pedir disculpas, con los cual apaciguaremos al “Troll Minucioso”.

También es muy importante que no tomemos el ataque del troll como algo personal, ya que no nos conoce y lo único que busca es que demos un paso en falso y con esto, la reprimenda de los administradores del foro o la red social.

Asimismo cuando respondamos el ataque de un troll, debemos primero pensar la respuesta que vamos a dar. Nunca debemos contestar sin haber meditado la respuesta y las consecuencias que esta generará.

Una forma más que conveniente de frenar un ataque de troll, como por ejemplo del “Troll Insultador”, es conocer a fondo las normas de comportamiento de la comunidad en la que participamos, ya que de esta manera, si el troll utiliza insultos o malas palabras, podremos pedir que lo baneen amparándonos en dichas normas de convivencia.