Que es SATA? y eSATA?

Cualquiera que alguna vez haya usado una computadora sabe que en su interior se aloja una de las piezas más importantes de su funcionamiento, el disco duro. Este elemento tiene la tarea fundamental de almacenar tanto los datos y documentos que producimos con la PC, pero además aloja el sistema operativo, sin el cual nuestro equipo podría ser útil para realmente poco.

Esta pieza de hardware, que tiene sus orígenes en la segunda mitad de 1950, básicamente se conforma de una controladora, una serie de platos magnéticos, un brazo que recoge los datos almacenados en los mencionados platos, motor y poco más, sin embargo, su funcionamiento es mucho más complicado de lo que podría parecer.

Tan sólo teniendo en cuenta que existen múltiples interfaces, IDE, SATA, SAS, SCSI, FC y USB, sólo para comunicarse con la motherboard, nos da una pista de lo complejo que este dispositivo es.

Básicamente, Serial ATA o SATA (Serial Advanced Technology Attachment) es una de estas interfaces de transferencia de datos entre la motherboard y los distintos dispositivos de almacenamiento que tenemos instalados en nuestra PC. La popularidad de SATA llevó a la llegada de una nueva interface llamada eSATA.

Precisamente, en este artículo conoceremos las principales características y ventajas que ofrecen  SATA y eSATA, las más utilizadas en los discos duros modernos.

Que es SATA?

Hasta no hace muchos años, la interface estándar para la comunicación de datos de discos duros y lectoras de CD/DVD era PATA, también conocida como IDE, sin embargo esta norma tenía serios inconvenientes tales como la limitada extensión de cables que se podían utilizar, unos 46 cm, lo que hacía muy difícil resolver el tema de la ubicación de discos y lectoras dentro del gabinete.

Además presentaba otro problema, y era que no permitía un flujo de aire correcto, cosa que se resolvió parcialmente con cables redondeados, sin embargo el mayor problema era el de la tasa de transferencia de datos, unos 133 Mb/s.

Serial ATA (SATA) llegó al mercado a principios de 2000 con muchas novedades, y rápidamente se convirtió en el estándar, debido fundamentalmente a la velocidad de transferencia de datos que podía alcanzar: 150 Mb/s. En la última versión de SATA, esta tasa de transferencia máxima ha sobrepasado este límite, llegando hasta los 600 Mb/s.

Sin embargo, la velocidad de transferencia no es la única ventaja de SATA, ya que además permite un menor consumo de corriente, la conexión en caliente, es decir mientras el equipo está en funcionamiento, y la sin dudas mejor característica: SATA elimina la necesidad de configurar el disco como “Master” o “Esclavo”, lo que permite que cualquier usuario con al menos un mínimo de preparación pueda instalar un disco duro sin problemas.

Asimismo, incorporó otra importante novedad: un nuevo tipo de cable, diseñado específicamente para ofrecer menos resistencia al flujo de aire y ser mucho más fácil de montar. Este cuenta con 7 pines, y se pueden alcanzar longitudes de hasta un metro.

Lo cierto que una de las principales características de SATA, que lo convirtieron en un estándar elegido por los usuarios de todo el mundo, se centra en que permite eliminar el límite de transferencia que antiguamente podía llegar a alcanzar el estándar PATA.

Tengamos en cuenta que la primera generación de SATA en ver la luz ofrecía una velocidad de transferencia de 150 MBps, que fue superada posteriormente y de forma casi inmediata por las generaciones SATA que le siguieron.

Es precisamente gracias a las significativas velocidades de transferencia que SATA permite un concreto y notorio incremento en el rendimiento de las computadoras que utilizan este estándar, y por eso fue tan rápidamente incorporado por los usuarios de todo el mundo.

Qué es eSATA?

Cuando nos referimos a eSATA debemos saber en principio que se trata de las siglas correspondientes al concepto en inglés External Serial Advanced Technology Attachment, por lo que inmediatamente podemos deducir que el eSATA se trata de un estándar basado en la tecnología SATA.

Lo cierto es que como su nombre lo indica, en el caso de eSATA se trata de una tecnología que ha sido desarrollada para poder ser utilizada en unidades de almacenamiento externo, es decir por ejemplo en la comunicación entre una computadora y un disco duro externo, y es por ello que muchas veces se ha considerado a eSATA como el competidor directo de las últimas versiones del estándar USB.

Una de las principales características de eSATA reside en la gran velocidad de transferencia que proporciona en dispositivos de almacenamiento externo, y lo cierto es que a través del estándar eSATA se logra expandir la velocidad de SATA notablemente cuando se trata de comunicación con unidades de almacenamiento externo.

En líneas generas, dentro de las principales características de los cables del tipo eSATA, podemos decir que suelen ser realmente estrechos y pueden tener hasta casi 2 metros. Además la tecnología eSATA puede alcanzar tasas de transferencia de más del triple que las que pueden alcanzar estándar como el USB al conectar un disco duro externo a nuestra computadora.

Esta notable mejora en las velocidades de transferencias de datos que es posible alcazar gracias al estándar eSATA se debe fundamentalmente al hecho que a diferencia del USB, la tecnología eSATA no requiere de la traducción de datos entre la interfaz y la computadora para realizar la transferencia.

Gracias a esta característica, la interfaz eSATA no sólo permite mejorar significativamente las velocidades de transferencia de datos en unidades de almacenamiento externo, sino que además permite ahorrar en la utilización de recursos del procesador de la computadora.

Por supuesto que en muchos casos podremos llegar a encontrarnos con computadoras que no disponen de conector eSATA, no obstante siempre es posible adquirir una tarjeta de interconexión de componentes periféricos o un dispositivo eSATA externo, que incluya interfaz eSATA, para de esta forma poder disponer de esta tecnología en nuestra PC.

En este punto es importante aclarar que en el momento en que decidamos adquirir un controlador eSATA es sumamente necesario que nos aseguremos que el mismo sea compatible con el estándar SATA que utiliza nuestros discos duros SATA.

Debemos tener en cuenta que todo aquel hardware que es compatible con tecnologías SATA y eSATA más recientes, por lo general también será compatible con versiones anteriores, pero es importante destacar que no ocurre lo contrario.

SATA vs eSATA

Antes de iniciar el repaso de las diferencias que existen entre SATA y eSATA debemos recordar que como lo mencionamos más arriba en este artículo, lo primero que debemos saber es que eSATA es una versión extendida de SATA.

Básicamente, hemos visto que SATA consiste en una tecnología que permite la conexión a nuestra computadora de casi todo tipo de dispositivos de almacenamiento masivo, incluyendo los discos duros, discos de estado sólidos, unidades ópticas y demás.

En el caso de eSATA, se trata de una tecnología que es en realidad una variación del estándar SATA, pero que fue creada para ser utilizada en la conexión de unidades de almacenamiento externo.

Esta es sin dudas la principal diferencia que existe entre SATA y eSATA, es decir su funcionalidad, pero podemos incluir algunas características y cualidades que marcan mayores diferencias entre ambas tecnologías.

Otra de las diferencias que existen entre ambas tecnologías reside en la longitud del cable. En el caso de los cables SATA la longitud es de 1 metro de largo como máximo, mientras que en el caso de la tecnología eSATA la longitud del cable puede llegar hasta 2 metros de largo.

Por otra parte, otra diferencia existente entre ambos estándares se centra en la velocidad de transferencia de datos que pueden alcanzar. En el caso del estándar SATA, este admite 3.0, 6.0, 16.0 Gbits / s, mientras que eSATA admite hasta 6 Gbit / s.

Otro punto que debemos tener en cuenta es la diferencia física que existe entre el conector del cable SATA y el del eSATA. Como ya hemos visto en los conectores SATA de nuestra computadora, los mismos poseen una forma de «L» en su interior. En el caso del conector eSATA, este es plano en su interior y por lo general incluye pestillos laterales que permiten fijarlo al puerto de la tarjeta o dispositivo de conexión a la computadora.

Por último debemos tener en cuenta que básicamente la tecnología SATA nos permite conectar a nuestra computadora diferentes tipos de dispositivos de almacenamiento interno, como lo es nuestro disco duro.

En el caso de eSATA, que como vimos es una versión de SATA, nos brinda la posibilidad de conectar a nuestra computadora unidades de almacenamiento externo, como por ejemplo un disco duro externo.

Por ende, podemos inferir que ambos poseen diferentes funcionalidades, y es allí donde radica la principal diferencia que existe entre las dos tecnologías.

Convertir un disco rígido IDE en SATA

En la actualidad la oferta de motherboards y computadoras armadas en el mercado no ofrece ninguna posibilidad de poder conectar nuestro viejo disco IDE a ella, ya que este tipo de conexión para unidades de almacenamiento ha sido superada en todos los aspectos por la más moderna tecnología SATA, mucho más veloz. Pero existen muchas situaciones en las cuales podemos llegar a necesitar aprovechar la capacidad de estos discos IDE, y no es cuestión de tirarlos.

Imaginen el siguiente escenario: tenemos uno o más discos IDE de 320 Gb. ó 500 Gb. de capacidad cada uno. Y nuestra computadora tiene disponibles puertos SATA que no se usan para nada.

Lo primero que nos pasa por la mente es el desperdicio que significa disponer de tanta capacidad de almacenamiento y no poder usarla para nada. Pero afortunadamente existe una solución, muy efectiva y sencilla de implementar si tenemos un poco de paciencia y un mínimo de conocimientos.

La respuesta viene de la mano de los llamados “Adaptador de dispositivo IDE ATA a puerto SATA” un pequeño dispositivo que nos permitirá transformar la interface de nuestro disco en forma transparente y sin que tengamos que tocar nada en su configuración o la configuración del sistema operativo.

Estos conversores son realmente económicos, y sus valores no superan los 15 dólares en el mercado actual. Teniendo en cuenta que los valores actuales para un disco rígido de las capacidades mencionadas en este artículo varían entre los  35 dólares, el precio del adaptador es más que conveniente.

Pero antes de comenzar, debemos saber que no lograremos las vertiginosas velocidades que alcanzan las interfaces SATA, el disco moverá datos a la velocidad de la interfaz IDE, pero lo más importante es que vamos a poder utilizarlos. Dicho esto comenzamos con las instrucciones.

Para tener más en claro:

Conectores disco IDE

Conectores disco SATA

Paso a paso conversión IDE a SATA

Paso 1

Lo primero que tenemos que hacer es apagar la PC, desconectar todos sus periféricos y colocarnos una pulsera antiestática para evitar cualquier daño por electricidad estática.

Paso 2

Abrimos el gabinete de nuestra PC y lo posicionamos en forma horizontal, si el mismo es vertical.

Paso 3

Una vez en esa posición, localizamos los conectores SATA en la motherboard, los cuales generalmente se encuentran ubicados en un extremo de la misma, como podemos ver en la siguiente imagen.

En este punto tendremos que asegurarnos, para una total compatibilidad, que nuestro disco IDE se encuentre ajustado en el modo Master Primario, lo cual podemos hacer mediante los pines que se observan en la parte trasera del mismo. En el caso de que no estemos seguros acerca de la posición correcta de estos pines, siempre podemos acudir al manual del disco, o en su defecto, en la carcasa de la unidad seguro estarán impresas las instrucciones correspondientes.

Paso 4

Luego de esto, procedemos a conectar el conversor en el disco IDE, procedimiento que variará de acuerdo al modelo de conversor que hayamos adquirido, si bien todos ellos son similares y deben tener los conectores debidamente posicionados para no presentar ningún problema de montaje, lo cierto es que su montura puede ser diferente debido a características de diseño.

Paso 5

Una vez realizado este paso, conectamos un extremo del cable SATA al conector del conversor y el otro extremo al conector correspondiente en la motherboard.

Luego es momento de alimentar eléctricamente al conjunto, para ello:

Paso 6

Conectamos el enchufe que provee de energía al conversor

Paso 7

Conectamos la electricidad al disco rígido mediante un conversor Molex a SATA, si es el caso.

Paso 8

Finalmente, atornillamos el disco rígido al gabinete, aprovechamos para limpiar un poco el interior del gabinete, y cerramos el mismo.

Paso 9

Reconectamos todos los periféricos y encendemos la computadora para asegurarnos de que el procedimiento haya tenido éxito.

Cabe destacar que muchos de estos conversores también realizan la conversión en el sentido contrario, es decir, cambian la interfaz de un disco SATA en IDE.

Leave a Reply