¿Qué es XML? ¿Para qué sirve? Características y ventajas

Ha pasado bastante tiempo desde que Internet pasó de ser un simple buscador para temas académicos y poco más a convertirse prácticamente en parte de nuestra vida, ocupando casi todo el tiempo en que estamos despiertos, y también cuando estamos dormidos. Esto ha sucedido básicamente a que la gran red de redes se ha extendido ofreciendo servicios y herramientas que nos han sido realmente muy útiles para desarrollar nuestra vida diaria, tanto en casa como en el trabajo.

Este crecimiento ha requerido desde sus inicios de una tecnología acorde, moderna y segura, más precisamente de lenguajes de programación  con los cuales poder implementar todas las herramientas que nos ofrece Internet, desde la web simple y llana, OneDrive o Drive hasta YouTube o Instagram. De no haber sido por el desarrollo de lenguajes de programación y de marcado modernos y flexibles, la Internet que conocemos hoy, no podría haber existido.

En este sentido, XML tiene mucho que ver en el desarrollo de los servicios que podemos usar en la red, y es por ello que en este post nos centraremos en sus ventajas y características.

¿Qué es XML?

Si bien la tecnología XML se aplica en muchos campos de la informática como por ejemplo las bases de datos, editores de texto como Microsoft Word o planillas de cálculo como Excel, donde se utiliza para el intercambio de datos estructurados entre plataformas diferentes, lo cierto es que la web es el ámbito de aplicación en que más notamos su presencia.

Si bien el lenguaje HTML sigue siendo la herramienta preferida para crear las páginas que conforman Internet, lo cierto es que el papel de XML en esta obra es más que importante, siendo los papeles protagónicos el de XML para estructurar la información y el de HTML para determinar el modo en el que los datos se exhibirán en el navegador. XML proviene del estándar SGML, que es utilizado para definir lenguajes de marcado generalizados para documentos.

Seguramente en este punto estaremos pensando en por qué no simplemente utilizar el SGML para diseñar páginas web, olvidándose de todo lo demás. La respuesta simple a este interrogante es que SGML es demasiado complejo para poder ser utilizado en las aplicaciones Web o los navegadores.

Si bien el Consorcio W3 evaluó cómo sacar provecho de las cualidades de SGML sin tener que afrontar su complejidad, lo cierto es que no había una forma fácil. Es por ello que se propuso la norma XML: un lenguaje extensible que conserva las propiedades de SGML pero que está despojado de su complejidad. Con la ayuda de esta nueva norma, los límites del HTML podrán ser sobrepasados.

La sigla XML es la abreviación de la expresión «Extensible Markup Language», lo que podría traducirse como “Lenguaje de Marcas Extensible”. Se trata de un lenguaje utilizado para estructurar la información en cualquier documento que contenga texto como por ejemplo los archivos de configuración de una aplicación específica o una base de datos. Sin embargo, XML no es un lenguaje de marcado.

La razón de su popularidad, que se ha acrecentado a lo largo de los últimos años, se debe al hecho de ser un estándar abierto y además libre, creado por W3C, el consorcio World Wide Web, los mismos creadores de la WWW, en colaboración con un equipo de trabajo que incluye representantes de las compañías de software más importantes. El lenguaje XML fue creado en 1996. Desde ese momento su utilización tuvo un crecimiento sostenido.

¿Para qué sirve XML?

Básicamente XML es un meta-lenguaje que nos brinda la posibilidad de definir lenguajes de marcado adecuados a las aplicaciones en la que lo vamos a usar. Este meta-lenguaje proviene de un estándar llamado SGML (Estándar Generalised Mark-up Language), un protocolo para definir lenguajes de marcado desarrollado por la prestigiosa IBM a principios de la década de 1970, con el propósito de cubrir la necesidad de compartir grandes volúmenes de información con otras plataformas de software y sistemas operativos de forma sencilla, segura y sobre todo fiable.

Mediante la implementación del estándar XML el usuario puede definir sus propios marcadores, como por ejemplo, el llamado “CDF” (Channel Definition Format), que fue integrado a Microsoft Internet Explorer en su versión 4 constituye una aplicación XML.

Sin embargo, la implementación más usual del estándar XML es utilizarlo para definir la estructura de los documentos. El lenguaje XML no sólo fue diseñado para su aplicación en servicios web, sino que también es un estándar para el intercambio de información entre diferentes instancias. Puede ser utilizado para estructurar bases de datos, editores de texto u hojas de cálculo. XML representa la interfaz ideal entre las páginas web y las bases de datos.

Si bien la tecnología XML es muy sencilla, lo cierto es que su principal característica es la poder complementar otras tecnologías y complementarse con otras tecnologías, hechos que sin dudas la convierten en una herramienta perfecta para crecer de acuerdo a las necesidades de cada proyecto, una perspectiva de mucho peso en la actualidad. Es por ello que hoy XML es el complemento necesario para que todo funcione del modo en que lo conocemos y queremos que funcione.

Características de XML

Como sabemos, el estándar XML básicamente trata de un conjunto de reglas desarrolladas para permitir trabajar con grandes volúmenes de datos de una forma que sea sencilla para la computadora y los programas que utilicen estos datos. Es por ello que ha tenido tanto éxito en su implementación en todo tipo de apps y servicios en donde se trate con mucha información, como por ejemplo una base de datos.

Sin duda alguna, la mejor característica de XML reside en su diseño, el cual ha sido enfocado desde un principio para asegurar un excelente desempeño, simplicidad de implementación y sencillez de uso en servicios de la web, logros que alcanzó con absoluto éxito, sobre todo en el ámbito de la publicación de medios electrónicos a gran escala.

Para conseguir este objetivo, fue fundamental que el formato elegido fuera el de texto, hecho que posibilita que el contenido de los documentos XML sea entendible tanto para las personas como para los dispositivos. Además ofrece soporte para todos los idiomas, lo que sin dudas permitió que se expandiera tan rápida en que lo hizo.

Sin embargo, XML ofrece otras características, todas tan importantes e interesantes como las mencionadas, como por ejemplo permitir la creación de etiquetas propias, además de ofrecer la posibilidad de asignar atributos a las mismas, incluir metadatos en el mismo documento, que permite que sea indexado de manera más efectiva por los motores de búsqueda, lo cual facilita la tarea de los motores de búsquedas en la web, los cuales mostrarán de esta manera resultados mucho más precisos.

Otras características de los documentos XML es que tanto la estructura como el diseño están completamente separados, permite exportar los datos contenidos a otros formatos como por ejemplo HTML, PDF, RTF y otros, además una función fundamental es la de poder compartir datos entre diferentes sistemas y plataformas, como por ejemplo páginas web y bases de datos. Asimismo, el estándar XML usa reglas de generación de datos concretas con el objetivo de que los documentos puedan ser procesador sin inconvenientes ni problemas de compatibilidad por múltiples sistemas.

Otra ventaja de XML es que al tratarse de un estándar que posibilita la internacionalización, permite la utilización de diversos juegos de caracteres, algo fundamental en la idea de la globalización. Por último, XML es un estándar abierto, por lo cual no tienen ningún tipo de restricción de licencias.

Las ventajas de XML

Las ventajas que nos ha ofrecido XML a través de su implementación son muchas y muy valiosas, tanto para los desarrolladores como para los usuarios, ya que mientras los primeros pueden sacar una amplia ventaja de su implementación para que las cosas sean más simples y rápidas, los segundos disfrutan de estas mejores cada día en sus aplicaciones.

Como hemos mencionando, el XML (eXtensible Markup Language) comenzó a desarrollarse a mediados de la década de 1990 debido a la insistencia del World Wide Web Consortium (W3C) por encontrar una forma de estandarizar y mejorar el lenguaje de marcado, con el propósito de extender alguna de sus posibilidades como por ejemplo integrar la simplicidad de implementación que ofrece el HTML con las capacidades de expresión de GML (Generalized Markup Language), este desarrollo creado por la IBM a finales de la década de 1960.

Algunos de los motivos que llevaron al desarrollo del estándar XML eran la necesidad de implementar mejoras en el uso de HTML, sobre todo en los temas relacionados con los estilos aplicados en los sitios, los problemas y limitaciones que existían cuando se tenía que compartir datos entre diferentes dispositivos tales como computadoras y smartphones, y además las dificultades que había para mostrar la información contenida en la implementación en diferentes tipos de navegadores o aplicaciones que necesitaran visualizar estos datos, para que en todos ellos se pudieran visualizar del mismo modo.

Como podemos observar, se pretendía una compatibilidad total entre múltiples dispositivosal momento de tener que trabajar y mostrar datos.

¿Qué es un archivo XML?

Los archivos de extensión XML son documentos de lenguaje de marcas extensibles (Extensible Markup Language) generados por diversas aplicaciones que trabajan con datos como por ejemplo algunos archivos de apps de bases de datos, el RSS y cualquier otro software que necesite tener sus datos estructurados de una manera efectiva y fiable.

En pocas palabras, los archivos XML son contenedores que almacenan toda la información, en forma de texto, que requiere la app que lo ha generado para poder mostrarle al usuario el trabajo que ha realizado en un proyecto generado en la misma.

Es por ello que en estos archivos XML encontraremos una estructura anidada de diferentes tipos de datos, como por ejemplo las configuraciones de texto, los datos con los que estamos trabajando, las diferentes ediciones que le hemos hecho a estos datos y las ubicaciones de los archivos complementarios que hemos usado para crear el mencionado proyecto, entre muchos otros datos.

Cómo abrir archivos XML

Siendo básicamente los archivos XML texto, cualquiera de los editores de texto que tengamos a mano cuando nos topemos con un archivo XML nos puede servir para abrirlo y editarlo, hasta incluso el editor de texto incluido en Windows, el Bloc de notas, el cual nos proporcionará herramientas básicas de visualización y edición.

Para abrir un archivo XML con el Bloc de notas, podemos hacer lo siguiente:

Antes de comenzar, es necesario destacar que puede ser que al hacer doble clic sobre el archivo XML directamente se abra con el Bloc de notas, pero en el caso de que esto no sea así, podemos probar lo siguiente.

Pulsamos con el botón derecho del ratón sobre el archivo XML que queremos ver y seleccionar la opción “Abrir con”. Allí aparecerán algunas opciones, entre ellas seleccionamos el Bloc de notas. En caso que el Bloc de notas no aparezca, pulsamos sobre la opción “Elegir otra aplicación”.

Cabe destacar en este punto que puede ser cualquier editor de textos, no necesariamente tiene que sea el Bloc de notas.

Sin embargo, si necesitamos de cierto nivel de sofisticación al momento de editar archivos XML, requeriremos de herramientas un poco más avanzadas, como por ejemplo Microsoft Excel, Open Office o Notepad++, siendo estas dos últimas herramientas gratuitas. En el caso de que quisiéramos ver y editar un archivo XML en la nube, siempre podemos usar Google Sheet o Excel Online.

Este tipo de aplicaciones han sido desarrolladas precisamente para poder editar sin problemas y de manera sencilla archivos XML, sin peligro de corromper la estructura interna de dichos archivos.

No obstante, aunque podamos abrir y editar un archivo XML, este hecho no significa que podamos hacer grandes cambios, ya que si bien cada tipo de aplicación almacena sus datos de manera en un archivo XML de tipo estándar, lo cierto es que puede estar estructurado de tal manera que sólo le sea posible entender los datos que contiene a la aplicación que lo generó.

Cómo convertir archivos XML

Antes de comenzar con esta tarea, es necesario saber que si bien podemos abrir un archivo XML mediante cualquier editor de texto, lo cierto es que no bastará con cambiar la extensión de un archivo XML a TXT para que lo podamos leer perfectamente en todas las aplicaciones. Aunque en algunas situaciones este procedimiento pueda ser de utilidad, lo cierto es que para obtener el mayor nivel de compatibilidad, deberemos convertirlo.

En el caso que tengamos entre las aplicaciones instaladas en nuestra computadora el programa que generó el archivo XML, podemos comprobar que el mismo no ofrezca alguna forma de convertir el archivo a un formato distinto, lo que nos ahorraría bastante tiempo y esfuerzo al tener esta capacidad incluida entre sus funciones.

Si no contamos con esta posibilidad, existen múltiples herramientas para llevar a cabo este cometido, pero lo cierto es que lo mejor en estos casos es utilizar algún servicio online, ya que de esta manera nos evitará tener que instalar múltiples apps, ya que al poder acceder a la nube para convertir un archivo XML es mucho más cómodo, práctico y sencillo.

En este sentido, uno de los mejores servicios online para convertir archivos XML a otros formatos es Code Beautify, al cual podemos acceder pulsando sobre este enlace. Una vez que accedemos al sitio, nos encontraremos con todos los formatos a los que podemos convertir un archivo XML, entre los que se encuentran XML a HTML, XML a CSV, XML a XSD, XML a PDF, XLS/XLSX a XML, SQL a XML, CSV a XML y JSON a XML, entre otros. Todo ello de la manera más sencilla y en la misma interfaz.

Para comenzar a convertir un archivo XML lo único que tenemos que hacer es o bien cargar el archivo mediante el botón “Browse”, seleccionarlo desde una URL o pegar el código que hemos copiado del archivo original. Para descargar el resultado, lo único que tenemos que hacer es pulsar sobre el botón “Download”.